es.paris.fr
Retour à l’accueil : Versión en español > El Puente de las Artes se encuentra desbordado de Amor

Actualidades

Partager sur Facebook | Partager sur Twiter | Partager | Imprimer

Ampliar la imagen

El Puente de las Artes se encuentra desbordado de Amor

La estructura del Puente de las Artes desaparece bajo un brillante y espeso manto conformado por miles de candados. Su peso ejerce una gran presión sobre las barandillas… ¿Acabarán estas promesas de amor eterno convirtiéndose en un problema? 


Los «candados del amor» son candados que parejas de todo el mundo colocan en puentes o infraestructuras públicas para simbolizar su amor eterno. En París, el lugar preferido de los amantes es el Puente de las Artes (Pont des Arts), pero son tantos y tantos que las barandillas a veces no aguantan el peso.


Fue a partir de los años 2000 cuando esta moda se extendió rápidamente por las principales ciudades turísticas del mundo: Londres, Nueva York, Seúl, París… La tradición de los «candados del amor» habría surgido en Pécs (Hungría), probablemente en el s. XIX. En aquella época, los soldados de guarnición en la ciudad dejaban atado como recuerdo el candado que cerraba el armario de su habitación.


Explicaciones en vídeo…

 


"J'ai envie de toi..." à Paris! par mairiedeparis

 


En el caso de París, esta costumbre comenzó en el año 2008 en el Puente de las Artes, para continuar extendiéndose por el puente de l’Archevêché, el puente Solférino (cerca de Notre Dame) y la pasarela Simone de Beauvoir. Estos candados suelen por lo general llevar inscritos los nombres de los que se juraron amor eterno y, a veces, tienen forma de enormes corazones de metal.

Después de atar el candado, la llave suele tirarse al río Sena. Esta práctica también se ha hecho hueco en el Ponte Vecchio de Florencia o en el Ponte de l’Accademia de Venecia, así como en los lugares más románticos de la mayor parte de las grandes ciudades.

 

 

Unos candados muy pesados para los puentes


Aunque nos encante el hecho de que haya tantas parejas enamoradas en el mundo, este ritual genera algunos inconvenientes y es que estas promesas de amor en forma de miles y miles candados de acero… ¡pesan demasiado! En ocasiones, ciertas partes de las barandillas se hunden, lo que conlleva la sustitución regular de trozos de enrejado. Regularmente también se realizan inspecciones para detectar los tramos de barandilla torcidos, que han de ser desmontados y reemplazados. Este mismo verano, se han efectuado dos sustituciones en julio y una en agosto… ¿Acabará el Puente de las Artes sucumbiendo a los candados de todos estos amantes que quieren sellar su amor para la eternidad?


El caso de otras grandes ciudades


Algunas ciudades prohíben esta práctica y ponen multas, otras prefieren instalar elementos específicos (árboles metálicos, estructuras diseñadas para ello…).

En Moscú, se han instalado árboles metálicos junto al puente Luzhkov. Sus ramas sirven de soporte para atar los candados de amor eterno. Los recién casados encadenan sus corazones enlazados.


En Italia, una farola del Ponte Milvio en Roma se vino abajo debido al peso de los candados. Desde entonces, los candados están prohibidos bajo pena de multa. En Florencia, se han retirado todos los candados del Ponte Vecchio para no destruir la construcción histórica.


Liverpool, en Gran Bretaña, promueve esta romántica tradición animando a las enamoradas parejas a atar sus candados de amor eterno en Albert Docks. Un cartel reza: «Este es un lugar especial para los enamorados. Atad vuestro candado y tirad la llave al río Mersey».
Por su parte, Hamburgo, que aún puede gestionar la situación, se limita a mandar quitar los candados.


París, en honor a su título de «capital del amor», hasta ahora ha adoptado una posición tolerante. El Ayuntamiento gestiona la situación mediante la sustitución de las barandillas deterioradas. No obstante, si el fenómeno sigue aumentando y acaba por causar demasiados deterioros, el Ayuntamiento tendrá que buscar otras soluciones que permitan gestionar el problema sin romper los corazones de aquellos que ya se han jurado amor eterno sobre los puentes de París.

La opinión de los turistas


Hassan y Samira llegaron ayer de Marruecos y el Puente de las Artes ha sido su primerísima visita. Para ellos, es una parada obligada en su viaje y no van marcharse sin poner su candado, aunque tienen unas cuantas ideas para remediar el problema. «Podrían ponerse candados de plástico especiales, que apenas pesen», comenta Hassan, «en Nueva York, cuelgan llaves USB…Puede ser una idea interesante». Y para reciclar los candados ya atados «¿por qué no crear un museo con los candados?», sugiere el turista.


El árbol metálico no les parece muy buena idea ya que, según nos dicen, «el puente es un símbolo fuerte, representa la unión y, por tanto, el amor».

Robert y Tiffany son una pareja estadounidense de Florida y vieron el «puente del amor» en la escena final de la película Ahora me ves (Now you see me, en inglés) y se prometieron representar esa escena «so romantic». Justo cuando están a punto de comprar un candado, se enteran de que los candados constituyen una amenaza para las barandillas del puente y se alejan exclamando «Save the bridge!» (¡Salven el puente!).

Unos metros más allá, un joven acaba de arrodillarse y abrir una cajita de color rojo con un anillo de compromiso. Théo acaba de pedirle a su chica que se case con él. Han recorrido medio mundo para ver el «puente de los enamorados» y atar, ellos también, su candado que, como dicen, simboliza su amor eterno. Aclaran además que no estaban al corriente de la amenaza que los candados representan para el puente y que no les importaría atar el suyo en otro lugar, en un árbol metálico por ejemplo.


Para aquellos que quieran sellar su amor, existe otra solución que consiste en enviar un candado de amor electrónico al elegido o la elegida 



Enviar esta página - nueva ventana » Enviar esta página  Imprimir » Imprimir  Añadir a la cesta - nueva ventana » Añadir a la cesta 

Actualidades


 Web ring
Paris Tourism bureau

Students

Paris nightlife